Conoce Lekeitio y sus alrededores

Qué ver desde Trinkete Hostel

R

TARIFAS & RESERVAS

Fecha de entrada
Fecha de salida
Personas

Desde Trinkete Hostel en Lekeitio podrás recorrer y planificar tus salidas a los hermosos y apasionantes rincones de esta tierra. Desde recorrer las calles del casco viejo de Lekeitio, conocer las maravillas naturales de la reserva de la biosfera de Urdaibai o visitar ciudades como Bilbao y San Sebastián.

Nosotros te informamos, ¡Todo está a tiro de piedra!

Puerto de Lekeitio

Lekeitio

Sumérgete en la historia y descubre el patrimonio histórico de huellas pesqueras y artesanas de Lekeitio representadas por casas-torre, iglesias, palacios, conventos, una buena ruta que además tiene la posibilidad de realizarla con una audio-guía.

Puedes disfrutar de sus playas; Karraspio, Isuntza o la salvaje, degustar unos buenos pintxos en los bares del puerto, enamorarte de las vistas desde La Tala o pasear hasta el faro de Santa Catalina disfrutando de las vistas al mar Cantábrico.

Información sobre Lekeitio

LEKEITIO, UNA MARAVILLA

Lekeitio nos ofrece paisaje, gastronomía, buen ambiente y una agenda cultural interesante, repleta de ferias, teatro de calle, exposiciones y fiestas populares

La desembocadura del río Lea, bravo, breve y cristalino, deja a un lado la playa de Isuntza y al otro la de Karraspio. Allá, como queriendo partir hacia el horizonte y desatarse de la costa, la isla de San Nicolás. El puerto, el barrio marinero y la majestuosa basílica de la Asunción de María huelen a mar. Aunque el bosque se abre inmediatamente. Y sube por las colinas de Otoio y Lumentza, salpicado en otoño de hojas ocres y doradas.

El entorno natural y paisajístico en el que se enclava Lekeitio ya resulta más que suficiente para justificar una visita. Pero, además, las calles del casco antiguo de la villa, fundada en 1325, ofrecen la oportunidad de disfrutar de un patrimonio artístico abundante. El casco histórico de Lekeitio se divide en dos barrios, el artesano-comerciante y el marinero.

La Basílica de la Asunción de Santa María, que domina el puerto, sustituyó a otro anterior, posiblemente románico, consagrado en el año 1287. Santa María es un magnífico ejemplo del estilo gótico tardío vasco. En el interior encontramos un excelente retablo Gótico-Flamenco terminado en 1514, bañado en oro, y que es considerado el tercero más grande de España, tras los de las catedrales de Toledo y Sevilla.

La iglesia del convento de Santo Domingo es un edificio Gótico-Renacentista (1535). En su interior alberga dos capillas: la primera Gótica, de comienzos del siglo XVI, y la otra Barroca del siglo XVIII. El palacio Uriarte, Barroco-Clasicista del siglo XVII, guarda una antigua casa torre de finales de la Edad Media que sobresale sobre el tejado.

La casa Consistorial es un edificio barroco fechado en el XVIII. También son dignos de mención los palacios de Oxangoiti y Arostegi, las torres Turpin y Dorre Zaharra, la antigua Cofradía de Pescadores, la plazuela de Arranegi, el Palacio Abaroa, y los restos de la muralla medieval. Conviene no olvidar la ermita de San Juan Talako, con estupendas vistas de la costa vizcaína.

Como es natural debido a su ubicación, la localidad siempre ha estado volcada al mar y ha sido cuna de marineros, piratas, balleneros y comerciantes, cuya memoria se mantiene en el Centro de Interpretación Marítima, con visitas al Faro de Santa Catalina (único visitable en Euskadi), el lagar de Sosoaga y el molino de mareas Marierrota.

Atención especial merece la isla de san Nicolás, o isla de Garraitz, que se encuentra justo frente al casco urbano. Parcialmente unida a tierra firme por un dique construido para evitar que los sedimentos de la ría entren en el puerto y que sólo emerge en bajamar; también se puede acceder por la playa cuando la marea está muy baja, momento en la isla se convierte entonces en un tómbolo.

Las actividades culturales y deportivas que se celebran durante el verano, y entre las que cabe destacar el Festival Internacional de Teatro de Calle, diferentes festivales de música clásica y rock y las regatas de traineras, así como las ferias agrícolas-artesanales, se extienden durante el otoño y el resto del año.

Además, resulta ideal para practicar diferentes deportes, especialmente los relacionados con el mar (piragua, surf, vela, buceo…) y la naturaleza, como la equitación, la bicicleta de montaña o el senderismo.

En cuanto a la gastronomía, destacan el pescado y los productos de temporada, así como la amplia oferta de “pintxos”, que son una delicia para el paladar. La oferta comercial es de gran calidad, tanto en lo que se refiere a productos frescos (pescado y productos de huerta), como a tiendas de ropa, decoración o artesanía.

Lekeitio conecta hacia Gernika pasando por Ispaster, con su bonita cala surfista de Ogella Ea, la sorprendente Elantxobe o Ibarrangelua. Hacia el interior de la comarca se encuentran pueblos con encanto como Amoroto, Gizaburuaga, Aulesti o Munitibar. En dirección a San Sebastián, por la carretera de la costa se encuentra la localidad de Mendexa.

Pare, disfrute del paisaje, las gentes y sus costumbres. Y haga como Isabel II: regrese a Lekeitio.

Gansos y ‘Kaxarranka’

Lekeitio celebra sus fiestas patronales de San Antolin del 1 al 8 de septiembre. Entre los actos del programa festivo, destaca la ‘Fiesta de los Gansos’. El día 5 de septiembre atrae a decenas miles de personas que quieren ver el desafío entre jóvenes que compiten por comprobar quién resiste ser sacado más veces del agua del puerto agarrado al cuello de un ganso (que es sintético desde hace muchas ediciones).

Si los viajeros llegan a finales de junio, tendremos la oportunidad de disfrutar de las fiestas de San Pedro. En ellas, se celebra el tradicional baile de la “Kaxarranka”, donde el danzante baila sobre un arcón del tamaño de un féretro, lo que complica su ejecución, sostenido sobre los hombros de ocho marineros.

REFUGIO DE REINAS Y EMPERATRICES

La villa del Lea fue lugar de peregrinación de la realeza europea desde mediados del siglo XIX hasta el primer cuarto del XX. Desde sus playas, y no desde las de Donostia como aún recogen algunas enciclopedias, partió al exilio Isabel II en 1868 tras el éxito de la revolución conocida como ‘La Gloriosa’. Y a Lekeitio retornó en el verano de 1883 como madre del protagonista de ‘La Restauración’ borbónica, Alfonso XII.

En 1922 fue la italiana Zita de Borbón-Parma, última emperatriz y reina consorte de Austria-Hungría, quien se afincó en la villa vizcaína. Con ella llegaron sus hijos y María Teresa de Borbón y Habsburgo-Lorena, infanta de España y princesa de Baviera. Durante casi una década, Zita y sus ocho hijos residieron en Lekeitio. Representantes de la nobleza continental visitaban con frecuencia a la familia imperial, convirtiendo los paseos junto al mar en verdaderos desfiles de glamour nostálgico.

En octubre de 1929, Zita dejó Lekeitio, junto a sus hijos y séquito. No volvería. Para entonces, el archiduque Otto de Austria, príncipe heredero, entendía y chapurreaba el euskera que hablaban los que habían sido sus compañeros de escuela y convecinos.

Costa de Lekeitio

Mar y entorno próximo a Lekeitio

La costa de Lekeitio es una de las más hermosas del Cantábrico. Los amantes del surf y los deportes acuáticos y de aventura tienen innumerables y apasionantes posibilidades: Mundaka, con su mítica ola izquierda que enciende la imaginación de surfistas de todos los rincones del mundo; la reserva natural de Urdaibai; Gernika-Lumo, todo un símbolo de la cultura vasca, y el bosque pintado de Oma de Agustín Ibarrola.

También merece la pena visitar las playas de Laga y Laida en Ibarranguelua y localidades como Ispaster, Munitibar, Amoroto, Elantxobe y Ondarroa. 

Urdaibai

La reserva de Urdaibai

Urdaibai es un espacio natural declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Se transforma en ría al llegar a Mundaka creando unas marismas llenas de vida. Desde el Urdaibai Bird Center podrás ver el águila pescadora, la espátula, el ave toro. Asómate a miradores naturales como el Peñón de Ogoño o las ermitas de San Pedro de Atxarre  y San Miguel de Ereñozar. Divisa también la isla de izaro o el cabo de Matxitxako y disfruta de la subida a San Juan de Gaztelugatxe. No olvides visitar la Torre Madariaga, los pueblos pesqueros de Bermeo, Elantxobe y Mundaka, las Cuevas de Santimamiñe y el Bosque de Oma.

Bilbao

Bilbao

Bilbao es una ciudad llena de vida, atractivos y actividades.

Del Guggenheim al Casco Viejo, desde el Puente de Portugalete hasta la Basílica de Begoña, pasando por el disfrute de la gastronomía vasca que en Bilbao cobra su máximo esplendor.

San Sebastián

San Sebastián

Donostia / San Sebastián es mucho más que la Bahía de la Concha, el Monte Igeldo o el Peine del Viento.

La ciudad esconde en sus entrañas desde Palacios hasta bosques encantados con sus cuevas y cascadas. Estas zonas te ofrecen la posibilidad de conocer el ambiente donostiarra, de descubrir rincones mágicos, de disfrutar de tradiciones como el pintxopote y de conocer el pasado y el presente, pero también el futuro.

Actividades que puedes realizar en nuestro Hostel

Si lo que prefieres es algo más movido como realizar actividades de turismo activo, puedes consultar nuestra sección de actividades en Trinkete Hostel.